3 ESTRATEGIAS DE TRABAJO INTELIGENTE QUE AUMENTARÁN TU PRODUCTIVIDAD EMPRESARIAL

business-163464_1280
Imagen de PublicDomainPictures en Pixabay

¿Conoces el principio de Pareto o regla 20/80? Es una ley aplicable a numerosos aspectos, en la que un pequeño número de factores (alrededor del 20%) es causante de la mayoría de efectos (sobre el 80%).

Te pondré un ejemplo rápido: la Big Mac, la famosa hamburguesa de la cadena de comida rápida McDonald’s, ha generado durante mucho tiempo más ingresos para la franquicia que el resto de productos juntos.

Es decir, en este caso la Big Mac, uno de los 20 productos que puede haber en un McDonald’s, ha obtenido más de la mitad del dinero total.

Con esta explicación y el dato de la hamburguesa, quiero que te des cuenta de que no todos los esfuerzos tienen el mismo resultado.

Y si no me crees, ponte tú como ejemplo. Estoy seguro de que puedes pensar en dos actividades a las que dedicas el mismo tiempo pero que no aportan los mismos beneficios.

Después de esa reflexión, te preguntarás: “¿cómo puedo sacar yo provecho de esta situación?” Porque sí, esto no es un aspecto trivial que no pueda ser modificado. De hecho, conocer esta regla y aprovecharse de ella es la base de todo emprendimiento exitoso.

Hoy te hablaré del enfoque y la mentalidad a desarrollar. Además, te expondré 3 estrategias aplicables en el mundo de la empresa para reinventar tu negocio y centrarte en esos aspectos que dan resultados.

Invierte en tiempo y en productividad con estas estrategias

money-2696229_1920
Imagen de Nattanan Kanchanaprat en Pixabay

Estamos tan obsesionados con el trabajo duro que muchas veces trabajamos como robots, sin pensar en lo que hacemos y automatizando nuestras acciones.

Cuando eres un empleado, esto no está mal, al fin y al cabo tienes unas labores concretas que debes cumplir. Sin embargo, como emprendedor, no puedes estancarte en esa mentalidad de automatismos. Lo importante para ti no debería ser “partirte el lomo”.

Para levantar un negocio, es necesario analizar tus esfuerzos y poner a prueba tus hipótesis constantemente. Tienes la obligación de priorizar el trabajo inteligente.

De esta manera, puedes detectar lo más importante y centrar tu labor en esas acciones que den mayores resultados. Para ello, existen algunas estrategias de innovación empresarial. A continuación te hablaré de 3 de ellas.

Design Thinking

Es una técnica que se utiliza para solucionar problemas de manera creativa. El proceso empieza con la detección del problema en sí. Tras este análisis, se entra en un proceso iterativo en el que se generan ideas mediante brainstorming y se ponen a prueba experimentando sobre la práctica.

No es lineal, ya que se vuelve a hacer lluvia de ideas constantemente, con su correspondiente experimentación. Se repite la estrategia hasta dar con una idea óptima que pueda dar solución al problema.

Lleva a cabo este proceso en grupo (con tu equipo), ya que la diversidad que deriva de ser más de una persona enriquece el proceso de ideación. Tener más puntos de vista hace que sea más sencillo dar con una solución válida para el problema.

Lean Startup

light-bulb-4514505_1920
Imagen de Arek Socha en Pixabay

Antes de empezar, quiero aclararte que siempre que te hable de producto, es perfectamente aplicable también a una empresa de servicios.

Esta estrategia se usa para elaborar el producto óptimo para responder a una necesidad. Se parte de una premisa, de una idea que cubre esa necesidad.

A partir de ahí, se elabora el conocido como Producto Mínimo Viable. Como su nombre indica, es un producto más básico posible con capacidad para solucionar el problema. Así, se podrá poner en práctica la utilidad del PMV con los primeros clientes.

El objetivo es mejorar este prototipo en base a la observación directa de los resultados, hasta el punto en que se adapte completamente a las necesidades del mercado al que se dirige.

Agile

La técnica de Agile se lleva a cabo una vez que el producto ya está creado, con el fin de actualizarlo y mejorarlo.

De nuevo, se trata de un proceso iterativo, en el que, mediante lluvias de ideas y la experimentación, se validan o no cada una de las actualizaciones del producto.

Por qué deberías combinar estas técnicas

La mayor ventaja de estas estrategias es que no trabajan sobre la teoría, sino que directamente se lanzan a la práctica. Esto permite no perder demasiado tiempo en desarrollar una idea que probablemente no sea funcional (trabajo duro), priorizando en su lugar descubrir la idea óptima para después desarrollarla (trabajo inteligente).

Como puedes observar, el punto en común de las tres estrategias es la iteración, el proceso cíclico al que se someten hasta encontrar la solución válida a cada problema.

Aun así, no pienses que sirven para lo mismo. Si te fijas, cada una cubre una fase importante del proceso de innovación.

Al principio, se debe buscar una idea. Para esto, se utiliza el Desing Thinking. Una vez que se tiene la idea que da solución al problema, se elabora el producto, mediante el Lean Startup. Cuando ya se tiene el producto perfectamente adaptado, se actualiza y se mantiene al día de los cambios mediante el Agile.

Por todo esto, te recomiendo que aprendas a aplicar las tres estrategias en tu emprendimiento. ¡Como ves, se complementan a la perfección!

entrepreneur-1340649_1920
Imagen de Gerd Altmann en Pixabay

Espero que este artículo te haya sido útil y hayas conocido nuevas técnicas. Si quieres profundizar más sobre Coaching Ejecutivo, te recomiendo que le eches un vistazo a la formación que te propongo al respecto en este enlace.

Te recuerdo que también puedes seguirme en mis redes sociales:

Instagram: https://www.instagram.com/coachartepaco/

Facebook: https://www.facebook.com/coacharteES

Twitter: https://twitter.com/coachartepaco

LinkedIn: https://www.linkedin.com/in/francisco-jos%C3%A9-canovaca-segura-21700446/

¡Muchas gracias y un abrazo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *