4 TÉCNICAS PARA CONOCERTE MEJOR Y TRABAJAR TU AUTOESTIMA

Si te preguntara por el elemento común a todas las experiencias y momentos que vives a lo largo de la vida, ¿qué me dirías?

Probablemente me responderías algo como “mis emociones”, “mi forma de reaccionar” o incluso “yo mismo”. Todas estas respuestas son perfectamente válidas. Cada situación provoca una emoción que, a su vez, genera una reacción. Mediante la suma de muchas de esas emociones y reacciones, se construye el “yo”, la personalidad.

Más que la respuesta concreta, lo importante es que cualquiera de ellas nos lleva a una conclusión: el autoconocimiento es fundamental. Para lograr desarrollar una buena inteligencia emocional, el primer paso es conocerse a uno/a mismo/a.

Pero, ¿qué es esto de la inteligencia emocional? Escucharás mucho sobre este tema en la actualidad y parece que te lo venden como la habilidad de experimentar emociones positivas y reducir al máximo la presencia de las negativas.

Sin embargo, ¿se puede realmente eliminar las emociones que no queremos? En general, no. Para bien o para mal, vivimos con emociones de todo tipo. Hay que aceptar este hecho para poder comenzar con una gestión enriquecedora.

Por ello, la inteligencia emocional empieza por el autoconocimiento, con el objetivo de explorar nuestras emociones y hacer un ejercicio de aceptación propia.

Gracias a esto, te permites comprenderte y, sobre todo, que la presencia de emociones negativas no necesariamente tiene que ser perjudicial, sino que, al fin y al cabo, son necesarias para un correcto equilibrio emocional.

¿Qué me dices? ¿Te animas a aprender a conocerte a ti mismo? Si es así, a continuación quiero compartirte 4 técnicas de autoconocimiento para que explores en la percepción que tienes sobre ti mismo/a y empatices con tus propias emociones.

Trabaja tu autoconocimiento con estas estrategias

Lista de cualidades y éxitos

En primer lugar, te voy a hablar de una técnica que no solo te ayudará a conocerte, sino también a admirarte. Y es que, ¿cuántas veces te han dicho que te exiges demasiado, que das mucha importancia a tus errores y que no valoras tus éxitos?

El árbol de los logros consta de dos partes. La primera consiste en elaborar un listado de todas tus cualidades, ya sean personales, profesionales, sociales o incluso físicas. Se trata de resaltar todos tus aspectos positivos, todo lo que te gusta de ti.

Por otro lado, en la segunda actividad debes desarrollar otro listado, pero en este caso de TODOS los logros que has alcanzado en tu vida, desde esa matrícula en una asignatura que se antojaba imposible hasta haber formado una familia.

Imagen de aytuguluturk en Pixabay

De esta manera, te darás cuenta, por un lado, de todos los objetivos que has alcanzado y, por otro, del potencial que tienes para seguir logrando metas de todo tipo, ya sea a corto y largo plazo.

Como ves, esta técnica está enfocada al ámbito positivo. Además de para explorar tu personalidad y tu pasado, también es muy útil para motivarte y mejorar (al menos un poco) tu autoestima.

Fortalezas y debilidades en tu trabajo

La segunda estrategia está enfocada en el ámbito laboral. El trabajo abarca gran parte de nuestra vida, por lo que es recomendable, al menos, aprender a convivir pacíficamente con él. Para ello, es muy útil explorar las FORTALEZAS y DEBILIDADES en tu trabajo.

La técnica se resume en eso. Elaborar una lista de las cualidades que son útiles en tu empleo y, también, de esas limitaciones que influyen negativamente en el desarrollo de tu actividad laboral.

Por un lado, esta actividad te permite enfocarte en explotar al máximo tus puntos fuertes y sacar provecho de ellos para seguir desarrollando una buena actividad. Por otro, es una buena oportunidad para detectar tus puntos débiles y comenzar a reforzarlos.

Tanto la técnica anterior como esta son muy subjetivas. Al fin y al cabo, lo que para algunas personas puede resultar una cualidad o un logro importante, para otras puede ser una limitación o un paso sin importancia. No es lo mismo 90 kg de peso en un atleta de fuerza que en un ciclista.

Análisis de referentes

Tener ídolos es un buen método para motivarte y guiarte a lo largo de tu camino al éxito. Aunque no es recomendable obsesionarse con seguir los mismos pasos que otra persona, es bueno tener referentes a los que acudir para responder las dudas que surgen en cualquier proceso.

En esta técnica, debes centrarte en uno de estos ídolos. Puede ser un referente en tu ámbito laboral, pero también alguien a quien admires personalmente, por su filosofía o su contribución a la sociedad.

La idea es que busques los puntos claves en su vida (solo los hechos más importantes, no es necesario elaborar una biografía) y empatices con esta persona. Recuerda que empatizar no es analizar desde una perspectiva propia, sino desde la perspectiva de la persona a la que se analiza.

Con todo ello, te darás cuenta de la cantidad de emociones que pueden llegar a desarrollarse en cada situación, y te permitas aceptar que estas pueden ser muy positivas o muy negativas. Al fin y al cabo, hasta tu referente las experimentó.

Reflexión personal diaria

Para terminar, quería ofrecerte una técnica que puedes llevar a cabo diariamente. Si te das cuenta, durante estas técnicas has analizado tus experiencias pasadas, tu potencial futuro e incluso la vida de otra persona. Sin embargo, falta centrarse en el análisis del presente.

En esta actividad, lo que te recomiendo es que, al final del día, lleves a cabo una reflexión de algunas situaciones que has vivido esa jornada. Debes relacionar los hechos con la reacción emocional que han causado en ti.

Esta es, para mí, la técnica más útil para el autoconocimiento, incluso siendo la más simple. Esto se debe a que las experiencias las has vivido tú mismo/a en un momento reciente, por lo que tu memoria aún no ha alterado el recuerdo y puedes analizarlo con más detalle.

Imagen de Gerd Altmann en Pixabay

Antes de terminar, es importante recordar que nunca se deja de aprender, ni siquiera sobre uno/a mismo/a. Por tanto, llevar a cabo técnicas de autoconocimiento es fundamental en cualquier momento de tu vida.

¿Conoces otras actividades con este propósito? ¡Compártelas en los comentarios!

Además, te recuerdo que tengo una formación en la que se tratan este y otros aspectos sobre gestión emocional en el trabajo. ¡Pincha aquí para saber más!

Muchas gracias por tu atención. ¡Un saludo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *