5 CONSEJOS PARA LIBERARTE DE LAS PREOCUPACIONES

En la novela distópica 1984, George Orwell expone el aumento en la carga de trabajo como uno de los medios para limitar y controlar el pensamiento de la población (en su caso, como crítica al sistema comunista establecido por Stalin en la Unión Soviética). La lógica es que si trabajamos mucho, no tendremos tiempo para pensar.

Pero, ¿y si pudiésemos extraer algo positivo de esa teoría en el mundo actual?

No me malinterpretes. Es muy positivo tener tiempo para desarrollar espíritu crítico. Lo que considero que es negativo y perjudicial es dedicar demasiado tiempo a darle vueltas a la cabeza, a preocuparte.

Por ello, hoy te traigo 5 consejos para que aprendas a librarte de esas preocupaciones que te rondan constantemente, al menos quitándole algo de importancia y usando ese tiempo para otras actividades más enriquecedoras.

Como dijo Marco Aurelio, “la felicidad depende de la calidad de tus pensamientos”.

Ten metas diarias

El primer paso que te propongo es aplicable a todos los ámbitos de tu vida. Consiste en proponerte objetivos concretos a corto plazo, si es posible cada día.

Una meta concisa y alcanzable en el corto plazo te permite una mayor concentración y, por consiguiente, menos posibilidades de despistarte y que tu cabeza se vaya a las nubes.

Es cierto que no se deben olvidar los objetivos con vistas al futuro lejano. El problema de estos objetivos es que, al ser a largo plazo, no son alcanzables en el día a día, por lo que si solo trabajas en base a ellos, corres el riesgo de perder el foco.

Por ello, te animo a que te propongas al menos una tarea diaria de cada meta general que tengas, ya sea de carácter personal o profesional.

Centra tu vida alrededor de tus objetivos, no de tus hobbies

Si analizas bien la situación social, existe una cultura general entre la población que nos hace centrar nuestra vida en el tiempo libre, en nuestros hobbies. Por tanto, los objetivos laborales y el resto de metas pasan a un segundo plano, reduciéndose a meras obligaciones que llevamos a cabo a regañadientes.

La clave es que las actividades que te hacen crecer pasen a formar parte del foco de tu vida. El tiempo libre ya llegará, y te aseguro que se disfruta muchísimo más cuando antes ha habido una labor de mejora y desarrollo personal y profesional.

Quiero incidir en que estos aspectos, que relaciono con el crecimiento, no son solo laborales. También existen metas físicas (ir al gimnasio) o personales (leer o aportar una buena educación a tus hijos/as). Por tanto, es importante que no confundas este consejo con, simplemente, basar tu vida en el trabajo. Esta es una dimensión más de todas aquellas que te permiten crecer como persona.

Lee

Como te he comentado en el apartado anterior, una de las actividades que te hacen desarrollarte personalmente es la lectura. Ya sea lectura científica, didáctica o literaria, siempre que lees generas conocimiento, desde un punto de vista técnico o, incluso, de desarrollo del espíritu crítico.

La lectura tiene también grandes beneficios sobre la atención y la concentración. Esto mejora tu desempeño en el resto de ámbitos.

Además, leer te permite aumentar tu capacidad de aprendizaje, no solo de manera directa, sino también permitiendo aumentar tu capacidad de memoria semántica. Este tipo de memoria es la que te permite expresar de forma explícita lo aprendido, por lo que influye positivamente en tu educación.

Imagen de 愚木混株 Cdd20 en Pixabay

Ejercítate físicamente

Otro de esos apartados que te aporta un gran crecimiento físico y psicológico es hacer ejercicio físico. Este influye, de manera directa, en tu bienestar, permitiendo mejorar tu calidad de vida y tu nivel de energía.

Además, también tiene una influencia beneficiosa sobre la autoestima en varios sentidos. Por un lado, mejora la manera en que te percibes a ti mismo/a. Por otra parte, genera esa sensación de autosuperación, ya que el nivel físico aumenta progresivamente.

De hecho, es otra de esas actividades que genera endorfinas a grandes rasgos, reduciendo el estrés y generando euforia.

Dedica un rato al día a estar contigo mismo/a

Quería terminar recomendándote que emplees un rato al día a la reflexión, o simplemente al silencio y la tranquilidad.

Esto te puede resultar contraproducente ya que la premisa de este artículo era llevar a cabo actividades provechosas a lo largo de toda la jornada. Sin embargo, es necesario dedicar un rato todos los días a desconectar del mundo exterior y conectar contigo mismo/a.

Basta con 10 o 15 minutos para empezar. Buscar un lugar silencioso, cierra los ojos, respira hondo y trata de dejar la mente en blanco. No importa que te aborden pensamientos, de hecho es lo más normal del mundo, pero trata de dejarlos fluir. Esto se puede llevar a cabo de manera tan sencilla como simplemente haciéndolo antes de dormir, cuando ya estás tumbado en la cama.

También puedes optar por practicar actividades como el yoga que, además, tienen que ver con el consejo anterior, ya que se combinan con el ejercicio físico.

Imagen de Jonathan Sautter en Pixabay

¿Te han resultado útiles estos consejos? ¿Añadirías alguno más? ¡Te leo en los comentarios!

También te recuerdo que puedes seguirme en mis redes sociales, para no perderte ninguna publicación:

¡Coméntame qué te parece!