CÓMO INFLUYE EL DESCANSO SOBRE UN MEJOR RENDIMIENTO Y UNA GRAN FELICIDAD

Se acerca el verano y, con él, los períodos de descanso más extensos y aprovechables del año. Para algunos, supone el momento que llevan esperando todo el año, una escapatoria a la dura vida laboral que llevan. Para otros, es un obstáculo, ya que les hace perder el ritmo y dejar a medias las labores que realmente les importan. ¿Y para ti? ¿Qué supone el período vacacional?

Antes de nada, me gustaría dedicarle un momento a hablar del trabajo y su gran peso sobre la vida del individuo. La vida profesional es un factor socializador crucial, tiene una gran aportación sobre el desarrollo de la persona y, además, conlleva un abandono de la rutina (aunque pueda ser percibida como un elemento rutinario en sí mismo).

Sin embargo, estas ventajas pueden convertirse en inconvenientes si te encierras en tu labor. Corres el riesgo de abandonar tu círculo social fuera del trabajo, de olvidarte de tu crecimiento personal o de caer verdaderamente en una rutina pesada y odiosa. Por todo ello, el descanso debe estar presente en tu vida. De hecho, debe ir de la mano con las responsabilidades.

En consecuencia, hoy quiero hablarte sobre la importancia del descanso para mejorar la productividad y el bienestar y sobre cómo puedes sacar el máximo provecho a tu época de vacaciones. ¡Vamos a ello!

¿Descanso parcial o completo?

Algunas personas deciden afrontar su tiempo libre sin perder el contacto con su labor profesional, es decir, permaneciendo alerta a cualquier noticia por si es necesaria su intervención. Esto nos ocurre mucho a los emprendedores, pero también es vivido por ejecutivos e incluso empleados.

Desde el punto de vista productivo, es una gran idea no cortar toda comunicación con tu trabajo, ya que las dificultades y los obstáculos no entienden de vacaciones, y menos aún los proyectos en marcha.

Sin embargo, desde la perspectiva de la función de descanso que tienen las vacaciones, tomar este camino es completamente contraproducente. La palabra “desconectar” lo dice todo. Si abandonas parcialmente tus labores pero te mantienes en tensión por si recibes alguna noticia, no vas a lograr una desconexión absoluta. Y sino, hazte esta pregunta: ¿Puedo descansar al mismo tiempo que trabajo?

Si te interesa desconectar de forma absoluta, te doy 3 sencillos consejos:

  • Abandona el teléfono de trabajo
  • No te lleves tarea de ningún tipo
  • Si le das vueltas a la cabeza, que sea sobre los planes de tiempo libre que tienes para ese día. No pienses en nada más

Entiendo que esto puede ser complicado si tienes proyectos o tareas entre manos cuando te tocan las vacaciones. Por ello, lo ideal sería que pudieses seleccionar el momento idóneo para tomarte este descanso. En caso contrario, siempre tienes una opción: dale duro esos últimos días y quítate todo el trabajo (aprovecha la antelación con la que conoces tu período vacacional para planificarte adecuadamente).

Ventajas de desconectar completamente

El descanso total tiene diversos aspectos que te beneficiarán en todos los ámbitos: personal, social e, incluso, profesional.

Para empezar, las vacaciones te dan la oportunidad de vivir experiencias fuera de lo común. Antes te hablaba de la rutina y de la importancia de que esta no acabe devorándote. El día a día, junto con sus hábitos, puede ser enriquecedor siempre y cuando incluyas en él algo no rutinario de vez en cuando. ¿Qué mejor momento que las vacaciones para experimentar?

Aprovecha este tiempo libre, exento de la presión que caracteriza a la exigencia profesional, para explorar tus límites. Conoce nuevas culturas viajando. Mejora tu forma y tu autopercepción practicando algún nuevo deporte. Desafía tu mente con juegos individuales y colectivos. Y, sobre todo, asegúrate de compartir todo lo anterior con las personas que te rodean. No hay nada más enriquecedor que aquello que se vive con los que más quieres.

Por si esto no te parece suficiente, otra ventaja de las vacaciones es la relajación en sí misma. Y, como te decía, está claro que no vas a conseguir descansar y relajarte si no desconectas completamente. Para ello, basta con que sigas los consejos que te he dado antes o, incluso, que practiques técnicas como la meditación.

Para terminar, quiero remarcar un punto fuerte esencial para todos aquellos que enfrentamos proyectos constantemente: el descanso supone una oportunidad de incubar ideas. ¿Qué quiere decir esto?

Wallas formuló una teoría en la que afirmaba que existían 4 fases en un proceso creativo: preparación, incubación, iluminación y verificación. La segunda de ellas depende de olvidar y desconectar completamente del proyecto, y esto lleva a la tercera fase. ¿Nunca te ha pasado que se te han ocurrido mil ideas para solucionar un problema mientras te duchabas? Pues esto se puede lograr a gran escala si gestionas correctamente tu desconexión durante las vacaciones. ¡Pruébalo!

Imagen de Thanks for your Like • donations welcome en Pixabay

Espero que este artículo te haya ayudado a darte cuenta de la importancia que tiene el descanso. Este año, más que nunca, te animo a disfrutar de las vacaciones que tengas, sean pocas o muchas.

¿Qué otras ideas se te ocurren para aprovechar al máximo el tiempo libre? ¡Te leo en los comentarios!

¡Coméntame qué te parece!