MOTIVACIÓN. ARQUITECTURA Y CAMBIO.

¡Hola! De nuevo te agradezco que me dediques un rato de tu tiempo. El último día hablamos de cómo modificar los procesos mentales para generarnos motivación, y aplicar esta motivación en la próxima acción que tenemos que acometer para conseguir nuestro objetivo inmediato. Hoy dirijo el foco a una de mis pasiones, LA ARQUITECTURA, (¡en mayúsculas y en femenino!). Como seguro que conoces, el trabajo de los arquitectos está pasando por una situación de desarraigo a sus principios y de apatía a sus valores. Y es que los arquitectos estamos ahí porque es el sitio donde hemos decidido situarnos. Desde aquí, quisiera contribuir para devolver a la profesión a su vocación de servicio público, devolverle la autoestima y la motivación necesaria para alcanzar sus objetivos. Me explico; dicen que el trabajo perfecto es aquel que no cuesta trabajo hacerlo y que reúne 5 características:

  1. Financia nuestro estilo de vida.
  2. Desarrolla nuestra personalidad.
  3. Nos hace crecer profesionalmente.
  4. Permite percibir un sentido de contribución.
  5. NOS GUSTA.

Los arquitectos tenemos una inmensa suerte, ya que en nuestro trabajo se pueden reunir esas cinco características. Para ello, tenemos que comprometernos con nosotros mismos y con nuestro colectivo para que la primera característica se cumpla. La única forma de competir que hemos aprendido es la de bajar los precios y eso nos ha llevado a una situación insostenible para nosotros. Además, ha llevado al error a los consumidores acerca del nivel de los precios, desacreditando la imagen del producto o servicio que ofrecemos. Todo esto les confunde y les hace creer que precio y valor es lo mismo.

“EL TRABAJO PERFECTO ES AQUEL QUE NO CUESTA TRABAJO HACER”

Los avances de la neurociencia han permitido redefinir el concepto de inteligencia. Esto se debe a los avances en la tecnología de neuroimagen, que permite conocer y estudiar el funcionamiento del cerebro vivo, en tiempo real. Así, se han definido conceptos como la plasticidad del cerebro, el cual es uno de los mayores descubrimientos. Además, nos hace albergar enorme esperanza y optimismo. No somos los mismos desde que nacemos, sino que tenemos capacidad de progresar, de optimizar nuestro cerebro y de cambiar. Por tanto, podemos aprender para crear y utilizar las estrategias necesarias con la perseverancia apropiada. Esto nos permite conseguir resultados diferentes que nos acerquen a nuestros objetivos.

Por ello actualmente el concepto de INTELIGENCIA ha quedado definido desde 3 claves:

  1. Capacidad de diseñar y realizar representaciones mentales que nos hacen anticipar el futuro.
  2. Flexibilidad de criterio, para generar cambios.
  3. Innovación.

Y, al reflexionar sobre esta definición se me ocurre un paralelismo clarísimo entre Inteligencia y Arquitectura. Cuando desarrollamos nuestro trabajo: 

  1. ¿Acaso no estamos diseñando representaciones mentales que nos acercan al futuro? ¡Claro! ¿Qué es, si no, un proyecto? ¡Una representación de una situación futura!
  2. ¿Acaso no estamos provocando cambios desde la flexibilidad de criterio? ¡Por supuesto! En un proyecto continuamente estamos modificando los planteamientos.
  3. ¿Acaso para desarrollar un proyecto no estamos obligados a asumir la innovación? ¡Sin duda que sí!

“LA ÚNICA CONSTANTE EN LA VIDA ES EL CAMBIO” Heráclito 

Por eso, creo que la Arquitectura tiene un papel estratégico en la vida de las personas y en el desarrollo de la sociedad. Además, los arquitectos contamos con la suerte de tener ese trabajo perfecto, que la mayoría desearía. Es por ello que siempre reivindicaré el compromiso y la responsabilidad de hacer cada vez más digno nuestro trabajo y de situarlo ofreciendo el verdadero VALOR a la sociedad. 

Propongo reflexionar y, si los resultados que ha obtenido nuestro trabajo en la actualidad no son satisfactorios, plantearnos modificar nuestros comportamientos. No me cabe duda de que la Arquitectura tiene la capacidad suficiente de generar procesos mentales y de CAMBIAR los procesos mentales habituales para generar significados diferentes. De hecho, incluso es posible volver a provocar emociones intensas, que conduzcan a realizar las acciones necesarias, para obtener resultados distintos. Así, ofreceremos el verdadero VALOR de nuestros servicios y recuperaremos la autoestima que sin duda merecemos. Esto nos hará ganar en confiabilidad con la sociedad y mejorar nuestra capacidad de influencia en la vida y la cultura de las personas.

Relieve de edificios de Nueva York.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *