OBJETIVOS Y MOTIVACIÓN

Quiero comenzar volviendo a agradecer que pierdas un rato de tu tiempo conmigo. La última vez que hablamos te ofrecía las 4 claves sencillas del método DAOC para alcanzar el éxito, que son:

  1. Decidir qué resultado buscas.
  2. Pasar a la Acción de forma inmediata, es la única manera de conseguir resultados.
  3. Observar con atención, calibrar y si los resultados no son los esperados corregir para acercarnos a lo deseado.
  4. Cambiar, aplicar flexibilidad de criterio para modificar comportamientos. Estos permitirán desarrollar las acciones necesarias para obtener los resultados esperados.

En definitiva conseguir éxito es obtener los objetivos deseados. Si no los consigues, obtienes experiencia. Y te recuerdo que la mejor noticia es que si eres capaz de aprovechar esa experiencia, la analizas, aprendes y cambias las estrategias, puedes orientarte de nuevo en busca de esos objetivos, con mucha más posibilidad de éxito. En cualquier caso, quizás lo más importante sea la persona en que te has convertido en todo ese proceso.

Lo que sí está claro es que para conseguir los objetivos deseados, o al menos para comenzar a andar ese camino, se necesita MOTIVACIÓN. Pero claro,¿qué es eso de la motivación? A veces hablamos de motivación como algo que se tiene y que se pierde. Pero, realmente, son toda esa serie de procesos que desarrollamos en nuestra mente, a partir de recibir una serie de estímulos externos o internos, a los que le aplicamos un significado y que convertimos en emociones. Si estas emociones son suficientemente intensas son capaces de provocar acciones, que nos enfocan hacia los resultados que buscamos, es decir, hacia nuestros objetivos.

Hay personas que son capaces de desarrollar esos procesos mentales de forma incluso inconsciente.A esas personas las calificamos como que tienen “estrella”. Pero, aunque todavía no seas de esas personas, lo bueno es que cualquiera de nosotros podemos aprender a serlo. Esto se consigue cambiando nuestra forma de pensar y cambiando nuestra forma de sentir. De esta manera vamos a generar conscientemente emociones que nos permitan cambiar nuestra capacidad de motivarnos y, por tanto, generar la fuerza necesaria para alcanzar nuestras metas.

Y ese es el mayor de los descubrimientos y que nos hace albergar una enorme esperanza y optimismo; no somos los mismos desde que nacemos, sino que tenemos capacidad de progresar, de optimizar nuestro cerebro, de aprender para utilizar las estrategias necesarias y, con la perseverancia apropiada, conseguir nuestros objetivos.

Permíteme que te ofrezca una técnica sencilla de visualización en 5 pasos, la técnica VA4, para mejorar la motivación que te lleve a conseguir tu objetivo:

  1. Visualízate habiendo conseguido tu objetivo. Así, vas a generarte una emoción placentera.
  2. Aumenta esa emoción, haciendo más real esa imagen de ti con tu objetivo conseguido. Hazla más brillante, escúchate cómo te oirías si lo hubieses conseguido y siéntete con el objetivo alcanzado. Esa emoción intensa agrándala, que ocupe todo tu cuerpo, que te llene.
  3. Aplica esa emoción que estás sintiendo a la próxima acción que tienes que realizar para conseguir tu objetivo; siente que ya lo has logrado e impúlsate a conseguirlo.
  4. ¡Actúa ya o programa la acción ya! 
  5. Analiza y evalúa la eficacia de haberlo conseguido. Después de haber dado los pasos anteriores, comprueba si has realizado la acción y cómo te has sentido.   

Seguramente te habrás acercado a la motivación con más tranquilidad, con más naturalidad. En definitiva se trata de conseguir los motivos para ponerte en acción, y esto parece realmente sencillo. Déjame que acabe con una reflexión: alcanzar la motivación es sencillo, lo difícil es ser sencillo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *