¿SER TOLERANTE PUEDE AYUDARTE A MEJORAR TU DESEMPEÑO PROFESIONAL?

Quiero que imagines una situación en la que estés en desacuerdo con alguien de tu entorno (preferiblemente en una relación de iguales). ¿Qué suele ocurrir? ¿Intentas llevar la razón e imponer tu idea o eres de los que cede ante la otra persona? ¿Crees que ser tolerante es positivo en un choque de posturas?

Es natural que seas del primer grupo. De hecho, la convicción de una persona en sus propias ideas es algo difícilmente quebrantable en la mayoría de casos. Nos cuesta demasiado escuchar las opiniones opuestas, más aún cuando tenemos la certeza de que nuestro punto de vista es el adecuado.

Sin embargo, hoy me gustaría romper con este esquema de pensamiento. Y no es porque estés equivocado en tus opiniones. Es porque quizá te venga mejor ceder la razón. A continuación, te hablo sobre los motivos por los que es conveniente mostrarte tolerante y abrir tu mente ante las opiniones ajenas, por muy absurdas que puedan parecer.

POR QUÉ DEBERÍAS CEDER LA RAZÓN EN UNA DISCUSIÓN

Si existe una verdad claramente universal, es que no hay demasiadas verdades universales. La mayoría de veces en las que entras en una discusión, las probabilidades de que tu opinión sea la correcta son muy bajas. ¿Por qué? Pues precisamente porque es una opinión, no un hecho objetivo.

Obviamente, se dan casos en los que sí existe una postura más adecuada, sea por lo que sea. Entonces, suelen darse dos opciones: que tengas razón o que no la tengas. Veamos por qué es siempre mejor abrir tu mente.

Vamos a pensar que existe una verdad y que tú eres el que la tiene. Pongamos que trabajas en una empresa de informática y crees saber cómo abordar un problema, mientras que tu compañero está equivocado (según tú). Lo más normal es que te resulte muy complicado convencerlo de su error sin tener la oportunidad de probarlo. Puede que el orgullo le paralice, haciéndole actuar en base al miedo de equivocarse.

Este es el momento de mostrar tu tolerancia. Está claro que no vas a imponer tu método. Pues deja que la otra persona actúe. Recuerda que tolerar no significa rendirse. Persistir en una opinión es posible incluso siendo tolerante, ya que luchas por un cambio a largo plazo. Es posible que después de uno o dos errores, tu compañero se de cuenta de que tienes la razón.

Si te fijas, actuando así has evitado una discusión mayor, y además te puedes convertir, potencialmente, en una figura de influencia, en un líder de verdad. ¿Qué ocurriría en este caso si estuvieras equivocado?

Pues que equivocarte te ayuda a aprender y crecer, a desarrollar tu conocimiento en el área en la que trabajas. Y, por si fuera poco, has evitado tensar la relación y rebajar tu credibilidad para el futuro.

Todo esto gracias a que diste tu brazo a torcer justo a tiempo. ¿Qué te parece? ¿Actuar con prudencia es lo más óptimo?

CÓMO INFLUYE LA GESTIÓN SOCIAL EN EL TRABAJO

Como ves, aprender a gestionar tus relaciones sociales en el trabajo tiene numerosas ventajas sobre la dinámica laboral, tanto si eres el dueño o un ejecutivo como si trabajas de empleado. A mí me gusta remarcar 3 ventajas principales de ser tolerante sobre la actividad empresarial:

  • Fortalecimiento de las relaciones laborales

Gracias a escuchar y aceptar las posturas ajenas, los lazos entre compañeros de trabajo se fortalecen, ya que se implanta un ambiente de confianza y respeto. Asimismo, cuando las discusiones son frecuentes y no se respetan las posturas opuestas, la toxicidad está presente en el ambiente.

En un mundo en el que cada día es más importante el trabajo colectivo, es necesario que promuevas la tolerancia en tu ambiente más cercano.

  • Mejora del rendimiento propio y ajeno

El contexto en el que trabajas tiene una gran influencia en tu desempeño. Esto no es algo nuevo ni inventado. Desde la neurociencia ha quedado demostrado que una buena gestión de las emociones propias y ajenas mejora el ambiente, lo cual fomenta la constancia y el trabajo duro.

Si quieres saber más al respecto, te recomiendo que te pases por este artículo.

  • Mejora del estatus personal y de la capacidad de liderazgo

Un líder se construye a lo largo del tiempo. No se fuerza a nadie a ser liderado, sino que las personas siguen a los líderes por lo que inspiran. Y, si hay una actitud que se valora enormemente en un líder, es el hecho de tener una mente abierta y comprensiva.

Por ello, si quieres mejorar el respeto que generas, prueba a actuar de una forma tolerante. Además, te animo a que te pases por este artículo, en el que te cuento cómo desarrollar un liderazgo óptimo incluso en los momentos más complicados

Coffee photo created by master1305 – www.freepik.com

¿Qué opinas de todo este tema? Si tienes alguna experiencia que pueda servir para apreciar mejor este tema, ¡no dudes en compartirla en los comentarios de esta publicación!

¡Puedes pasarte por mi redes sociales para más contenido o suscribirte a este blog para recibir todas las entradas!:

¡Coméntame qué te parece!