REENCUADRE – GABRIEL “EL PECECITO”

“Tus creencias no están hechas de realidades, sino más bien tu realidad está hecha de tus creencias”

Richard Bandler

Cuando nos enfrentamos a circunstancias, obstáculos o dificultades el reencuadre de esas situaciones puede ser una efectiva fuente de opciones de significados que van a generar nuevas oportunidades. Al cambiar la forma de ver esa situación, modificas su significado y se empiezan a encontrar soluciones y respuestas diferentes, nuevas perspectivas.

Un encuadre, una perspectiva, contiene solo una porción de una realidad mucho mayor, es nuestra experiencia la que de forma consciente o inconsciente acaba encuadrando o resaltando aquello que “interesa” de la realidad mayor.

Por tanto, establecemos límites, perdiéndonos el resto y además dentro de esos límites focalizamos la atención y desde ahí generamos unos significados determinados de la realidad.

El reencuadre nos permite salir de esos límites iniciales para cambiar el punto de vista, nuestra atención y así modificar nuestros “intereses”.

¿Qué conseguimos? Pues generar cambios, modificar paradigmas o esquemas preestablecidos y enfrentarnos a analizar y actuar de forma diferente.

¡Qué ejemplo de reencuadre más impresionante!

Donde todos hubiésemos entendido humanamente expresión máxima de rabia, enfado, ira y odio, va y nos regala justo lo contrario, consuelo, serenidad y AMOR, mucho AMOR. Gracias Patricia por tu sacrificio y presencia y gracias Gabriel “el pececito” por el ejemplo que nos das de haber sido criado desde el AMOR.

Seguro que a partir de ahora se entiende mejor el AMOR como ese estado natural que cuanto más se da más se tiene y que permite que seas libre para elegir lo mejor para ti aunque sea sin mí.

Parece evidente que el reencuadre es un magnífico desarrollador de creatividad para abordar las dificultades, o simplemente las circunstancias, con éxito y excelencia.

Básicamente con el reencuadre se modifica el significado de esos estímulos, externos o internos que continuamente estamos recibiendo, y así lo que hacemos es modificar las emociones, que son esas alteraciones bioquímicas, que nos permiten generar las acciones necesarias para obtener resultados.

Por tanto con el reencuadre cambiamos nuestro pensamiento y nuestro comportamiento, ampliando las opciones y provocando nuevas oportunidades hacia la transformación.

No permitas que el reencuadre sea solo un acto pasivo, haz que esté acompañado de acción masiva consciente, esa que genera los resultados que buscas.

¡Vuela Gabriel hasta todo lo alto y sigue ofreciéndonos AMOR!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *