4 MOTIVOS POR LOS QUE DESTACAR TUS FORTALEZAS

Imagen de Sasin Tipchai en Pixabay

¿Existen tantas limitaciones en la realidad como en la mente? Bajo mi punto de vista, existe una mentalidad generalizada que nos hace enfocarnos en aquello que no podemos lograr en lugar de en nuestras fortalezas.

Esto provoca que se les de menos importancia a aquellos aspectos que dominamos, ejerciendo un efecto limitador en el potencial que percibimos y disminuyendo nuestra autoestima.

De hecho, el problema no solo reside en destacar la debilidad, sino en pensar que nunca podrá convertirse en fortaleza. A esto es a lo que Carol Dweck llama “Mentalidad fija”.

Pero, ¿qué te parecería cambiar completamente esta perspectiva? Hoy, voy a hablarte de la importancia de destacar y valorar tus puntos fuertes y de cómo esto influye en tu vida personal y profesional.

Por qué deberías dar más importancia a tus puntos fuertes

Sentirte orgulloso/a de tus fortalezas, de lo que has logrado y de aquellos aspectos en los que estás creciendo puede aportarte diversos beneficios, tanto en el ámbito personal y profesional.

El primero de estos beneficios es el aumento de la autoestima. La manera en que te hablas a ti mismo/a influye enormemente en tu autopercepción. Sí, es cierto, no solo basta con echarse flores. Pero, lo que es evidente, es que antes de buscar la aprobación del mundo exterior, debes reconocerte y valorarte.

Además, cuando tienes una buena autoestima, denotas confianza. Esto nos lleva a la segunda ventaja: la influencia en los demás. Resulta que la confianza y el optimismo son aspectos muy atractivos en las personas. ¿Acaso no te gusta pasar tiempo con esa gente que contagia alegría?

Tu perspectiva profesional también se verá beneficiada si decides empezar a valorar lo bueno que tienes. Esto puede ayudarte a conseguir un trabajo, mejorar tu situación dentro de una empresa o, incluso, mejorar la imagen de tu empresa de cada al público. Y es que tanto las empresas como los clientes se preocupan exclusivamente por lo que les puedes aportar.

Por último, hay que remarcar la mejora en la conciencia sobre ti mismo/a. Al fin y al cabo, al reconocer tus fortalezas lo que haces es valorar una realidad. Si quieres saber más sobre la importancia de conocerse a uno mismo para crecer, te dejo este artículo.

Autoestima alta vs narcisismo

Llegados a este punto, supongo que te has dado cuenta de lo crucial que resulta destacar aquellos aspectos que se te dan bien. Sin embargo, este asunto suele evocar una preocupación clara: el miedo a caer en el egocentrismo o en la prepotencia.

Mientras que una persona confiada atrae a los que le rodean, una prepotente genera el efecto opuesto. Y la línea que las separa, en ocasiones, es muy fina.

La clave aquí, creo yo, es que la persona con una autoestima sana centra el reconocimiento en ella misma. Es decir, se valora y destaca sus fortalezas sin necesidad de exteriorizarlo, a no ser que sea necesario (por ejemplo, en el caso de un currículum o una entrevista de trabajo).

Por el contrario, el egocéntrico o el prepotente necesita que los demás sepan aquello que domina. Probablemente, su problema sea basar su bienestar en la opinión ajena en lugar de enfocarse en su propia percepción.

En consecuencia, podríamos concluir que el secreto para evitar actitudes tóxicas y cínicas de este tipo es dar valor a lo que opinas de ti mismo/a.

Es cierto que nunca tendrás el control de todo. Por ello, siempre habrá que enfrentar barreras y obstáculos, algunos de los cuáles no se podrán superar.

Además, eres humano/a. Tu estado emocional varía mucho, se ve afectado por diversos estímulos externos e internos. Por ello, quiero que te quedes con una idea:

Tu autoestima no siempre estará al 100%. Pero sí puedes lograr dar lo máximo que te permita tu cabeza y tu cuerpo en cada momento. Y ello pasa por reconocer que la primera persona que debe valorar tus fortalezas eres tú.

Imagen de Gordon Johnson en Pixabay

¿Por qué crees que se tiende a la negatividad? ¡Te leo en los comentarios de este post! Espero que te haya resultado muy interesante. Hablamos la semana que viene.

¡Coméntame qué te parece!