LA MEJOR FILOSOFÍA PARA UNA VIDA COMPLETA Y FELIZ

En el último artículo, te hablé sobre las prioridades que tenemos en la sociedad actual para lograr el bienestar, reflejadas en la Pirámide de Maslow.

Sin embargo, existen algunas corrientes que proponen otros modelos para la búsqueda de la felicidad. Ese es el caso del Estoicismo. Hoy, voy a hablarte sobre cómo piensan los estoicos y cómo puedes aplicar estas ideas a tu vida.

Qué es el Estoicismo

A pesar de que pueda sonar a filosofía antigua y pesada, el modelo estoico nunca se ha perdido y, además, cada día es seguido por más gente en nuestra sociedad.

Nació en la Antigua Grecia, fue adoptada por diversas personalidades importantes en Roma, y después se recuperó en la Edad Moderna y Contemporánea.

Pero vamos a lo importante: ¿Qué propone el Estoicismo?

Pues bien, los estoicos dan importancia al desarrollo de la razón como virtud por encima de todo. Es decir, si eres estoico/a, te centras en actuar de la mejor manera posible (racionalmente hablando) en cada situación.

Imagen de talha khalil en Pixabay

Además, hay un aspecto de esta filosofía que me gusta mucho, y que seguro que te han recomendado muchas veces en tu vida: preocuparte solo por las cosas que puedes controlar.

Parece algo obvio, ¿no? Pues permíteme decirte que faltas (faltamos) a este principio numerosas veces al día. Por ejemplo, cuando te frustras con un/a compañero/a porque no ha cumplido correctamente con su parte del trabajo.

Según los estoicos, esta es una de las mayores causas de la infelicidad: querer controlar más de lo que depende de nosotros mismos.

Relación con la búsqueda del bienestar convencional

Te sorprenderá saber que el orden de prioridades que propone este modelo es opuesto al convencional (pirámide de Maslow). ¿A qué se debe esto?

Pues bien, resulta que los aspectos ligados a la supervivencia y las necesidades básicas pasan a un segundo plano. De hecho, el Estoicismo reacciona a la muerte de una forma completamente distinta a la que conocemos: se abraza como algo que llegará cuando tenga que llegar, sin preocupación.

Por tanto, la clave de los estoicos es desarrollar precisamente el último nivel de la Pirámide de Maslow: la autorrealización. Mientras que en nuestra sociedad este aspecto se busca cuando ya se han satisfecho necesidades de supervivencia, de socialización y de reconocimiento, para el Estoicismo es el punto central.

En definitiva, todo se centra en actuar, y más concretamente actuar de la mejor manera razonablemente posible, desactivando el piloto automático.

Cómo puedes aplicar esta filosofía

Llegamos al punto clave. ¿Te ha llamado la atención esta manera de enfrentar la vida? Quizá te haya resultado chocante, pero te puedo asegurar que es una corriente de pensamiento que engancha, y que poca gente se arrepiente de adoptar en su vida.

Lo más importante es que empieces a diferenciar esos aspectos de tu vida que dependen de ti de los que no puedes controlar. Solo con este simple ejercicio, estarás descartando una gran cantidad de preocupaciones, y centrando tu atención solo en lo que puedes cambiar y mejorar.

Además, es crucial también perder lo máximo posible ese hábito (que todos tenemos) de lamentarnos por lo que no hacemos bien. La explicación más obvia es que es imposible cambiar el pasado, y el único motivo para pensar en él es aprender de la experiencia. Abraza el error y los obstáculos.

De la misma forma, no te preocupes tanto por el futuro, por los resultados. Céntrate en dar lo mejor de ti mismo/a en cada situación a la que te enfrentes.

Pero, ¿y si no obtengo el mejor resultado? ¿Sigo haciendo lo mismo?

Aquí es donde entra en juego la famosa razón. La clave de los estoicos es desactivar el piloto automático con el que llevamos a cabo gran parte de las acciones de nuestra vida. Activa tu conciencia, aprende de lo vivido, y emplea tu mejor versión.

Imagen de GraphicMama-team en Pixabay

¿Qué te parece? Si te ha llamado la atención, te propongo este libro, que trata sobre reflexiones diarias relacionadas con el pensamiento estoico.

Además, te animo a seguirme en mis perfiles sociales, para no perderte ninguna publicación.

Espero que te haya resultado interesante este post. ¡Hablamos la semana que viene!

¡Coméntame qué te parece!